La primera Generalitat de Catalunya de la época moderna (1931-1939)

Principal ] Amunt ] Origen de las instituciones políticas catalanas ] Las Cortes Catalanas y la primera Generalitat mediaval (s. XIII-XIV) ] Extinción de la dinastia catalana y distanciamiento de la monarquia ] Catalunya en el contexto de la política europea del s. XVIII ] La caida de Barcelona y la abolición de la Generalitat ] Hacia la recuperación del autogobierno (s. XIX-XX) ] [ La primera Generalitat de Catalunya de la época moderna (1931-1939) ] La Generalitat de Catalunya en el exilio (1939-1977) ] La segunda Generalitat moderna restablecida entre 1977-1980 ]


La primera Generalitat de Catalunya de la época moderna (1931-1939)


Los resultados de las elecciones del 12 de abril de 1931 dieron una abrumadora victoria al prestigioso líder de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) Francesc Macià, quien el 14 de abril proclamó la República catalana dentro de una Federación de pueblos ibéricos. Horas más tarde se proclamaba en Madrid la Segunda República española. Varias negociaciones entre los dos nuevos poderes de Madrid y Barcelona desembocaron, el 17 de abril, en el restablecimiento provisional de la Generalidad de Cataluña, con Francesc Macià como primer Presidente de dicha institución.


El Presidente Francesc Macià (1859-1933)

Primer Presidente y restaurador de la Generalitat moderna (1931-1933). Dirigente del partido Esquerra Republicana de Catalunya (ERC), después de una gran victoria electoral en las elecciones municipales del 14 de abril de 1931, proclamó la República Catalana desde el Palau de la Generalitat en Barcelona. Tres dias más tarde, y como consecuencia de una negociación con representantes del Gobierno de Madrid, se acordó que la nueva institución de autogobierno recibiría el nombre de Generalitat de Catalunya. Francesc Macià, gobernante de una enorme popularidad, murió ejerciendo el cargo de presidente de presidente de la Generalitat el dia de Navidad de 1933.


Por decretos de 28 de abril, del Presidente Macià, se estructuraba la Generalidad provisional y se nombraba su primer Gobierno con mayoría de Esquerra Republicana de Catalunya. La Generalidad quedaba integrada por un Consejo o Gobierno provisional, por una Asamblea o Diputación provisional (cuarenta y cinco diputados elegidos por los regidores de todos los municipios catalanes) y por unos comisarios delegados del Gobierno encargados de los servicios de las desaparecidas diputaciones provinciales catalanas. Una de las primeras acciones del gobierno del Presidente Macià fue la supresión de tales corporaciones, por no responder a una organización territorial autóctona.

Así comenzaba un nuevo capítulo histórico no exento, sin embargo, de graves dificultades. Aunque el período histórico correspondiente fue más bien breve (1931-1939) y a pesar de la suspensión del Estatuto de autonomía desde octubre de 1934 hasta febrero de 1936, fue suficiente para asentar las bases sobre las que todavía hoy se estructura el poder político en Cataluña.

La responsabilidad de la elaboración del proyecto de Estatuto de autonomía recayó en la Asamblea provisional; una vez plebiscitado por el pueblo, fue presentado para su ratificación por las Cortes de la República. Tal ratificación, sin embargo, no se produjo: las Cortes modificaron su contenido limitando el alcance de sus competencias. El 9 de septiembre de 1932 las Cortes aprobaron dicho Estatuto de autonomía y, pocas semanas más tarde, se celebraron elecciones al Parlamento de Cataluña, que se constituyó el 6 de diciembre de 1932, con Lluís Companys como primer Presidente de la cámara legislativa.

La Generalidad quedaba constituida por el Parlamento, el Presidente de la Generalidad y el Gobierno. Poco más tarde, además de los poderes ejecutivo y legislativo, Cataluña asumió facultades judiciales con la creación del Tribunal de Casación (1934). Fueron asumidos también por el Gobierno de la Generalidad nuevos poderes ejecutivos, incluidos los del orden público, en enero de 1934, al desaparecer de la estructura política los gobernadores civiles, que representaban al Gobierno español en Cataluña, lo que se hizo efectiva esta nueva vertebración del poder en Cataluña. Sin embargo, y pese a todo, tal cesión de competencias de gobierno a la Generalidad no equivaldría a la devolución de la soberanía anterior a la abolición de la Generalidad por Felipe V.

El día de Navidad de 1933 fallecía el Presidente Macià, primer restaurador de la Generalidad; el Parlamento de Cataluña eligió entonces a Lluís Companys como su sucesor.


El Presidente Lluís Companys (1882-1940)

Abogado sindicalista durante el primer tercio de siglo y dirigente de Esquerra Republicana de Catalunya, participó en la victòria electoral de su partido en el año 1931, al lado de Francesc Macià.
Primer presidente del Parlament de Catalunya en el año 1932. Al morir Francesc Macià en el año 1933 fué elegido
President de la Generalitat. Tuvo que gobernar en una época de grandes conmociones sociales y políticas, sobre todo durante la guerra civil española de 1936-1939. Refugiado en Francia, después de la victória del general Franco fué detenido en La Baule por la polícia militar alemana, entregado al Gobierno de de Madrid y condenado a muerte por un tribunal militar. Murió fusilado en el Castell de Montjuïc de Barcelona el dia 15 de octubre de 1940.


Bajo el mandato de Lluís Companys (1933-1940), segundo Presidente de la Generalidad contemporánea, el Parlamento alcanzó la etapa más dinámica de su tarea legislativa. Fue creado el Tribunal de Casación y aprobada la Ley municipal, así como muchas otras leyes y disposiciones de Gobierno en materia de finanzas, justicia, trabajo, cooperativas, agricultura, enseñanza, cultura, sanidad, derecho civil, etc.

El 6 de octubre de 1934, considerando en peligro la estabilidad de la República y la autonomía de Cataluña, el Presidente Lluís Companys se enfrentó de forma adusta al Gobierno central proclamando el Estado catalán dentro de la República Federal española. El movimiento fue aplastado por el ejército con la consiguiente suspensión del Estatuto de autonomía, siendo encarcelados y condenados a largas penas tanto el Gobierno de Cataluña como numerosos ciudadanos, revestidos o no de autoridad. En febrero de 1936, unas elecciones generales liberaron de presidio al Gobierno de Cataluña, y la Generalidad retomó sus funciones.

El 18 de julio de 1936 se produjo el alzamiento del general Franco contra la República. Se trataba de un golpe de estado y del inicio de la guerra civil española. En Cataluña, el pueblo y la fuerza pública comandada por la Generalidad dominaron la revuelta de los militares. A pesar de todo, la sublevación militar desató una explosión revolucionaria estructurada desde tiempo atrás sobre todo por el anarcosindicalismo de la CNT-FAI que originó fuertes tensiones con el Gobierno de la Generalidad hasta que hacia finales de 1936 fueron integrados en el mismo consejeros de ideología anarquista. La experiencia sería corta. En mayo de 1937 la CNT-FAI perdió su hegemonía en beneficio de los comunistas y del partido del Gobierno, Esquerra Republicana de Catalunya.

Durante el primer período de la guerra civil el gobierno de la Generalidad asumió plenos poderes para hacer frente a la situación, lo que posibilitó tomar las decisiones que imponía la defensa de las instituciones de Cataluña. De este modo, ante la imposibilidad de convocar elecciones legislativas, se prorrogaron la legislatura y la presidencia de Lluís Companys.

Hacia finales de 1937 el Gobierno de Madrid recuperó poderes sobre Cataluña cedidos a través del Estatuto de autonomía de 1932, concretamente el orden público. En Cataluña las luchas internas de carácter sociopolítico repercutían negativamente, una vez más, en la autonomía política del país.