Almanaque gotha

Principal ] Amunt ] L'ordre dels cognoms ] Els orígens familiars del senescal de Barcelona ] Els escuts heràldics ] L'escut de Barcelona ] L'escut de Catalunya ] L'escut d'Espanya ] Noblesa i Heràldica ] Casal de Barcelona ] [ Almanaque gotha ] Les corones als escuts ] La recerca dels avantpassats amb la Internet ] Símbols de Barcelona ] Validesa actual i confirmació oficial de l’Heràldica ] Símbols de Barcelona i Ortografia Heràldica ] El contenciós sobre els símbols de Barcelona ] La immigració occitana a Catalunya ] L’Arxiu anomenat de la Corona d'Aragó ] Les relliscades de la genealogia ] El català arriba al RC ] Articles tarragonins ]




El funeral en mayo de 1910 por el rey Eduardo VII del Reino Unido propició la reunión de nueve soberanos. De pie, de izquierda a derecha: Haakon VII de Noruega, Fernando I de Bulgaria,

Manuel II de Portugal, Guillermo II de Alemania, Jorge I de Grecia y Alberto I de Bélgica. Sentados: Alfonso XIII, Jorge V del Reino Unido y Federico VIII de Dinamarca. Cuatro años más tarde, la mayoría de ellos estaban en guerra. 


Web:
Almanach Gotha

Almanach Gotha

Almanach gotha

Al caer Gotha bajo el dominio soviético, la guía estuvo 53 años sin aparecer; renació bajo los auspicios del rey Juan Carlos.
El primer tomo se editó en 1763 en la ciudad alemana de Gotha. Empezó con 20 páginas y ha llegado a tener 1.225


La biblia de la realeza

Gotha es la metonimia que se emplea para aludir al conjunto de la realeza europea. Proviene de un libro de referencia, un almanaque originario de Alemania en el que aparecen todos los miembros de las casas reales y familias nobiliarias


Una de las más prestigiosas y antiguas guías de la realeza en el mundo es el Almanach de Gotha. Tanta ha sido su importancia que se ha llegado a acuñar la frase “estaba todo el Gotha”, para indicar que en un acontecimiento concreto se encontraban la más alta representación de reyes, príncipes y los más linajudos duques europeos. También ha continuado siendo imprescindible en todas las cortes, cancillerías y embajadas del mundo entero y extraordinariamente cotizado en las bibliotecas de las grandes familias y de los genealogistas.

El primer tomo vino al mundo en la ciudad de Gotha, capital de este estado soberano, el año 1763 y se editó bajo el patrocinio de la duquesa de Sajonia-Gotha (nacida princesa Luisa-Dorotea de Sajonia-Meiningen), gran admiradora de Voltaire, que mantuvo una fastuosa corte “à la grande mode française”.

Empezó con sólo 20 páginas y ha llegado a tener 1.225. Editado en alemán y en francés, salió anualmente hasta 1945, cuando la ciudad de Gotha cayó en poder de las tropas soviéticas y el editor –la casa Justus Perthes– tuvo que huir a Stuttgart, donde murió al poco tiempo a consecuencia del gran disgusto que le produjo la destrucción de su antigua editorial.

La vida de este diccionario o anuario genealógico-diplomático fue esplendorosa, pero al finalizar la primera guerra mundial, debido a dificultades de tipo económico, fue preciso para mantenerlo a la altura que merecía, crear una Asociación de Amigos del Almanach de Gotha, bajo la presidencia del rey Alfonso XIII de España.

Después de muchas vicisitudes y al cabo de 53 años de su última edición, el Almanach de Gotha ha vuelto a aparecer con el mismo formato y encuadernación, esta vez en Londres bajo la dirección de John Kennedy y un patronato presidido por el rey Juan Carlos I y del que forman también parte el rey Miguel I de Rumania y el gran duque Segismundo I de Toscana, entre otros príncipes.

El Almanach de Gotha hasta 1945 constaba de dos partes, una genealógica y otra diplomático-estadística, que contenía una detalladísima enumeración de los altos funcionarios y diplomáticos de todos los estados del mundo. Esta segunda parte ya no figura en la nueva edición londinense. La parte genealógica estaba a su vez dividida en tres secciones completísimas en cuanto a datos (lugares y fechas de nacimiento, matrimonio y defunción, títulos, cargos, condecoraciones, etcétera). La primera, con la relación de los miembros de las familias reales, reinantes y ex reinantes de todo el mundo. La segunda contenía la genealogía de las antiguas casas mediatizadas del Santo Imperio romano-germánico, principescas y condales (Fürstenberg, Salm, Sayn, Löwenstein-Wertheim, Leiningen, Hohenlohe, Kinski, Fugger, etcétera) con derecho de igualdad de nacimiento con las casas soberanas. Y la tercera reseñaba la genealogía de las más importantes casas principescas y ducales no soberanas de Europa, concretamente de Alemania, Hungría, Checoslovaquia, Austria, Bélgica, Francia, Gran Bretaña, Italia, Polonia, Rusia, Suecia y España. De España sólo tuvieron el privilegio de ser incluidas en el Gotha las casas ducales de Alba, Fernán-Núñez, Frías, Medinaceli, Osuna, Santa Elena, Santo Mango, Sevilla, Villahermosa, Marchena, Dúrcal y Ansola.

Los Gotha de esta segunda época londinense tiene unos volúmenes rojos en cuya primera parte se encuentran las casas reinantes o ex reinantes y en la segunda las casas mediatizadas del Santo Imperio, y unos volúmenes amarillos con las casas principescas y ducales no mediatizadas de Europa.

LA VANGUARDIA - 23/05/2004

Almanach Gotha